La importancia de conocer los testigos del vehículo

Los hay de diversos tipos, desde los que lo que hacen es indicar las necesidades rutinarias del coche a otros que señalan unos problemas de mayor gravedad que pueden provocar que no se pase la ITV. Saber bien el significado de cada uno de estos símbolos de luminosos es importante para saber de qué manera podemos responder.
Cuando el color que se ilumina es amarillo, el coche nos advierte de una avería que sea urgente, pero sí que es bueno revisarla lo antes que sea posible. Se distingue de las luces rojas, que exigen que se detenga la marcha, donde las luces amarillos lo que indican los problemas menos graves que no necesitan parar al momento.
El testigo MIL. Damos una especial atención a este testigo, ya que cuando se activa, se detecta alguna clase de problemática que pueda afectar al rendimiento normal de los vehículos. Para concretar qué avería se trata y de qué forma se puede reparar, hay que visitar un taller en el que el mecánico pueda conectar el ordenador de diagnóstico y obtener el determinado código de error que corresponda. Entre los fallos que más se produce están los problemas con el sistema de inyección, el catalizador, fallos en el filtro de partículas o una combustión deficiente.
En cuanto se solucione el problema, lo que ocurrirá es que el testigo MIL se apagará de forma automática. De la misma forma se puede borrar el aviso de fallo desde el ordenador de a bordo sin que haga reparación alguna, puesto que es necesario pensar que la avería va a continuar y la luz puede encenderse en todo momento.
Testigos con color rojo: Lo que hacen es informar de mayores peligros, donde lo que hace es indicar la necesidad de una actuación inmediata, pues de no ser así es posible que afecte a los otros elementos.
Testigos con color amarillo: Siempre que se desee advertir a los usuarios de un problema futuro, habrá que acudir a un profesional para hacer una revisión.
Testigos con color azul: Lo que hacen es indicar la activación de las luces largas o qué el motor se encuentre frío, donde el segundo solo se va a mostrar en algunos vehículos.
Testigos con color verde: Suelen tratar de las funciones del coche activadas, como pasa con los intermitentes o las luces de cruce.
Testigos de color blanco: Valen para proporcionar información a los usuarios, como el consumo de combustible.
Los testigos son fundamentales en el coche, puesto que sin ellos las averías que sufriríamos habrá veces que desconoceríamos. Cada vez hay más y los tenemos de gran interés, como ocurre con los de presión de las ruedas o los que nos avisan de las tan famosas ADAs. Avisos que nos hacen la vida más fácil, pero a los que hay algunos conductores que no les prestan la atención debida. Nuestra recomendación es mirar nuestro manual de usuario y conocerlos a la perfección.
Fuente: https://thenewstoyou.com/enterprise/article/664edcae91ade96ef5e2e7e3

 

Leave a Reply